La flor olvidada

14 noviembre 2006 por Francisco Ponce en El rincón de Mamen, Todos los artículos

Lo compré en una librería del mercadillo, y era un libro vetusto y apergaminado. Sus páginas amarillentas debían de haber sido muy repasadas a juzgar por el aspecto que ofrecían. ¿Para que decir qué el libro era una novela de amor?

Hojeándolo hallé dentro del mismo una flor seca, testimonio sin duda alguna, de que una mujer allí guardo aquel recuerdo melancólico y poético. La ternura femenina había puesto su sello dejando con aquella flor una huella romántica.

El libro y la flor

¿Cuántos sueños no habrían despertado en su momento aquel libro? ¿Que cantidad de ilusiones y esperanzas…? testigo de todas ellas era aquella flor olvidada. Hoy la vida es más pragmática, y los sueños no se encierran en libros, quizás tampoco se escriban tantos libros de marcado carácter romántico, que inspiren dejar en su interior una flor.