Personajes del Corpus Christi en Valencia – 2011

4 julio 2011 por Francisco Ponce en Noticias, Todos los artículos, Valencia - España

Cada año toman más fuerza y vigor los actos de celebración del Corpus Christi en la Ciudad de Valencia, comenzando con ese inmenso tapiz de 6 metros de alto y 9,50 de ancho, obra del artista Miguel Galbis que en el presente año 2011, representa el pasaje del Evangelio, en que Jesús pide que los niños se acerquen a Él.

(Tapiz del Corpus)

(Tapiz del Corpus)

Tradicionalmente, el tapiz floral se instala en la plaza de la Real Basílica de la Virgen de los Desamparados y en esta oportunidad se encuentra confeccionado con más de 6.000 claveles rojos y blancos, ademas de flor seca como la sanguinaria y manzanilla teñidas de colores.

Entro los entrañables personajes bíblicos que desfilan en la tradicional procesión del Corpus Christi y que sobrepasan los trecientos, tienen carácter de emblemáticos, algunos del Antiguo Testamento como los que mostramos a continuación:

(El agüelo Colomet)

(El agüelo Colomet)

NOÉ: Conocido popular y cariñosamente como: “El agüelo Colomet”, durante todo el recorrido sorprende su inalterable ‘pose’ que mantiene con estoicismo.

(Josue)

(Josué)

JOSUÉ: De quien se dice ‘‘El que para el sol”, mantiene un andar marcial y de tanto en tanto alza el sol con una mano y con la otra, armado de su espada, lo detiene.

(Moisés y Aaron)

(Moisés y Aaron)

MOISÉS y AARON: el primero con las tablas de la ley y el segundo con un cetro, ambos protagonistas del éxodo y espectadores privilegiados del milagro del “maná” símbolo de la eucarística.

(Jacob)

(Jacob)

JACOB: y sus doce hijos: conocidos como ‘Els Blanchs’ y que representan a la 12 tribus de Israel. Fueron introducidos para procesionar por primera vez en el año 1797, costeados por el gremio de Sogueros. Son: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan Neftalí, Gad, Aser, Isacar Zabulón, José y Benjamín. La singularidad de estos personajes radica en que tanto sus vestiduras como los distintos símbolos que llevan, son totalmente blancos, ya que al parecer fueron tomados de los patriarcas que figuran en la Iglesia de los Santos Juanes.

Asistir a la larga procesión es un acto de devoción y una distraída tarde, en que admirar  y recorrer la historia bíblica, contemplando pasajes y escenas de autentica belleza.

Fotografía de José Luis Vila Castañer