El sentimiento de la realidad – Recital poético

31 enero 2012 por Francisco Ponce en Eventos culturales, Noticias, Todos los artículos

Te lo debía Gloria

El salón de actos del SGAE de Valencia, acogió el pasado 13 de diciembre del 2011, un magnífico recital poético bajo el título de “El sentimiento de la Realidad” organizado por Concilyarte.

Logotipo de concilyarte

Desde el “Salto Místico” que tuvo lugar en el mes de abril en este mismo lugar hasta “El Sentimiento de la Realidad” que se convocó en la fecha anunciada, han sucedido diversos acontecimientos a nivel general, los momentos que estamos viviendo dejan huella, queramos o no, en todos las personas de bien.

Gloria de Frutos (Escritora y Poeta)Igualmente desde los tiempos remotos los poetas permanecen siempre alerta, se entregan totalmente a   la hora de conjugar por medio del lenguaje el mundo que les rodea, buscando constantemente la armonía entre lo que algunos   denominan dos mundos, el ideal y el real.

Sin  embargo según el  filósofo valenciano Agustín Andreu no  existen esos  dos  mundos : uno ideal  y otro  real, o el divino y el  humano, sino uno  solo  que es el  fondo  de la  vida ya que el proceso  vital es el mismo  en todas las  escalas del universo, desde ese Dios inalcanzable hasta la hierba más  pequeña.

La escritora y pensadora María Zambrano hablaba de la necesidad de apuntalar el pensamiento, cuya presencia en el fondo originario del universo no es nada fácil, necesita ayuda para que no se tambalee.

Con este resumido discurso comenzaba la poeta y escritora Gloria de Frutos su intervención de apertura del evento, al que siguió una serie de reflexiones y citas para conjugar algo tan interior y noble como los sentimientos con la realidad y esta misma como puede ser percibida por cada individuo.

Un texto inspirado en la mística oriental, aludiendo a la conciencia de esa realidad profunda, dice: “Cuando buscas conocerlo, no puedes verlo. No puedes cogerlo pero tampoco puedes perderlo. Al no ser capaz de obtenerlo, lo obtienes. Cuando estás silencioso, Él habla; cuando tú hablas, Él guarda silencio. La gran puerta está completamente abierta para las almas sensibles y ninguna multitud impide el paso”.

Los poetas que intervinieron

Antonio M. Herrera: Entre lo  real y lo  simbólico evoca el pasado para conocer mejor el presente, nos dice  en su poesía  que la  ficción  se construye  de  realidades y que  más fuerte que el  dogma es el método.

Elena Escribano: Vive para la poesía y a través  de ella inicia una alegoría que la  conduce de lo  humano a  lo místico. En la higuera estéril la naturaleza desafía a los dioses   ya que el paso del tiempo tiene un papel decisivo en los designios

Mª José Pastor: Nos habla del tacto de las cosas y la barrera que separa al ser de la contemplación que no es otra cosa que el propio ego.

Mila Villanueva: Busca  la unidad  con el todo meditando  en la cocina,  como decía Teresa  de  Jesús  Dios  está  entre  los  pucheros, y de la comunión  de lo  cotidiano nos conduce  con  sus palabras hasta el  evangelio  donde el verbo vence  la muerte y la presencia  divina  redime   no solo  del pecado sino  de la soledad.

Pilar Verdú: Parte de la mitad del todo como parte de un sueño lleno de contradicciones, para amar sobran las palabras y solo la inocencia alimenta la esperanza.

Rafael Correcher: Nos invita a la conversión del agua para diluir toda culpa en el orden del universo aunque la imperfección también puede ser metáfora de otra cosa.

Sara Juarez: Lee dos poemas de José Watanabe cuya mirada reflexiva de un ojo meditativo por el que construye su identidad y la del entorno. Mirar y ser mirado por algo o alguien.

Vicente Gallego: Mi  Dios  es   solamente perspectiva, el ángulo correcto  cumplido del  mirar desde  el que todo, abreviado del juicio, se muestra y se libera en su puro fulgor  de  desnudez: la  acción sin  su atadura; la obra sin autor, la  roja  sangre leve.

Todos lo que actuaron

Una tarde tan intensa con temas que llegaron a lo más profundo de los asistentes, quizá precisaba de un tiempo de relajación y así fue al actuar, de forma magistral, en un recital de armonía los “Cuencos Tibetanos” a cargo de Pepe Lanau y Miguel Moya que resultó espectacular y al decir de algunos “casi acabamos levitando”.

Pepe Lanau y Miguel Moya (Cuencos Tibetanos)

Felicitamos a los actuantes y a la organización, esperando se repitan tardes tan generosas para el espíritu, como esta.

Fotografías de: José Luís Vila Castañer