Actualidad e historia de Lietor (Albacete)

4 diciembre 2009 por Francisco Ponce en Noticias, Todos los artículos

Como tantas localidades tiene una plaza con un árbol que le distingue y otorga personalidad, en esta ocasión se trata de en un ‘Sauce llorón’, nombre común por el que se les conoce. No tiene más de 12 años pero gracias a su cuidado en la poda, alcanza un tamaño y aspecto saludable.

Sauce Llorón

Sauce Llorón

A su espalda  en el mes de abril del 2008 se inauguró el  “Teatro-Auditórium- Biblioteca”.  Este edificio tiene tres alturas en las que alberga: Sala de  teatro, cine, música y un salón para actividades culturales. En la planta primera y con un amplio espacio, está la Biblioteca Pública Municipal, con más de 700 socios.

Teatro-Auditórium-Biblioteca

Teatro-Auditórium-Biblioteca

Las inquietudes de los habitantes de Lietor son muchas y variadas y por fortuna van más allá de las celebraciones y fiestas patronales, sin restar mérito a estas. Últimamente se puso en escena la obra de Lope de Vega ‘El Caballero de Olmedo’, a cargo de la compañía “Los Barracos de Federico”, que dirige Amaya Curieses. La función más reciente tuvo lugar a primeros de noviembre 2009 de título “La abeja reina” de Charlotte Jones, dirigida por Miguel Narros que fue interpretada por Verónica Forqué, Miguel Rellán, Marta Fernández, Maria Vázquez y Juan Díaz. Un publico entusiasta asistió a tan magnífica representación.

Ristra de ‘guindillas’

Ristra de ‘guindillas’

Paseando por sus angostas calles encontramos esta imagen típica de una ristra de ‘guindillas’ secándose al sol, que me trajo la fantasía de una boca sonriendo. Sonrisa con la que te suelen recibir los coetáneos de Lietor.

Convento de Carmelitas

Convento de Carmelitas

Siguiendo el recorrido vemos el antiguo Convento de Carmelitas Descalzos que fue fundado en honor a San Juan de la Cruz en el año 1679, bajo el reinado de Carlos II “El hechizado”. Probablemente el edificio fue diseñado por algún fraile de la Orden y construido enteramente en ladrillo. En 1835, durante la Desamortización de Mendizábal los frailes fueron exclaustrados y abandonaron esta residencia. La iglesia del convento es de cruz latina coronada por cúpula. La fachada fue construida en el año 1700 según los historiadores, destacando la portada de piedra rematada en frontón triangular. La espadaña barroca y su cuerpo de campanas miran a la clausura en vez de a la calle. En el interior del templo se encuentra una escultura de la Virgen del Carmen atribuida al imaginero Francisco Salzillo y en la cripta se conservan los restos de algunas momias.

Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol

Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol

Situada en la calle principal, encontramos la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol sobre el solar de otro edificio probablemente medieval y del que solo se conserva la torre, que está datada sobre finales del siglo XV principios del XVI, realizada en sólida construcción de sillería, planta cuadrada y gárgolas en las esquinas. El templo es de la segunda mitad del siglo XVIII, consta de planta de cruz latina, tres naves, capillas adosadas y cabecera plana. Entre las obras artísticas que conserva en su interior destaca el retablo del italiano Paolo Sistori y un esplendido órgano barroco, con caja de madera de estilo rococó, realizado en 1787 por el maestro Joseph Lopis. Cuenta con importante imaginería de Salzillo, Roque López, Baglieto  y José Sánchez Lozano.

plaza del Conde

plaza del Conde

En varias fachadas de la plaza del Conde se encuentran blasones que evocan el medievo y que franquean el pórtico a residencias emblemáticas y hermosas que hablan bien a las claras del pasado glorioso de la villa de Lietor.

Portal escudo nobiliario

Portal escudo nobiliario

El cine ha recreado en estas mansiones y parajes singulares, películas como: “Amanece que no es poco”, del director albaceteño, José Luís Cuerda quien rodó esta cinta en el pueblo y municipio de Lietor, entre otros próximos. Surrealista y divertida película, es una obra maestra de la comedia delirante, en esa línea de humor sin fin donde se parafrasean en clave satírica diálogos y retóricas del teatro clásico. Sin duda estamos ante una de las grandes películas del cine español que es  capaz de hacer reír sin tener que faltar al respeto a nadie, sin mofarse de ningún colectivo ni persona concreta, pero riéndose a la vez de todo y de todos.

A Lietor le cabe el honor de haber prestado su entorno y extras  – de entre sus habitantes –  para tan singular realización cinematográfica.