Duro y difícil averiguar lo que sucede allí…- “La Columna”

5 septiembre 2015 por Francisco Ponce en La columna, Todos los artículos

Cabecera periodística "La Columna"

El envejecimiento no provoca el Alzheimer, pero la edad es el principal factor de riesgo: uno de cada diez mayores de 65 años lo padece; a los 85, la enfermedad alcanza en mayor o menor medida casi el 40 por ciento de la población.

Estos datos de las frías estadísticas están ahí exhibiendo su más dura realidad. Por lo que se de ella y escucho a quien tiene personas queridas en esta triste espiral del olvido, deduzco que es como una fotografía que estuviese expuesta en el tiempo al sol, amarillea, se desluce, desaparece paulatinamente, hasta quedar una cartulina ocre sin imagen alguna, solo los perfiles de una silueta ausente de contenido y cuerpo.

Duro trance y difícil de averiguar lo que sucede allí… “Donde caen las sombras, donde el silencio cae”… y emerge un mundo mezcla de borrosos recuerdos y apagadas vivencias, donde un ser humano se sumerge, día con día.

Se comenta que los que lo padecen caen en un profundo olvido y que apenas tienen la percepción de lo inmediato, pero todo es por observación de los que le rodean, acaso si el afectado en lapsus de lucidez pudiera explicarlo, se tendría una más cercana aproximación a nivel general de su difícil estado.

Sin embargo lo duro, lo desgarrador es para quienes aman y rodean en el ámbito familiar a estos enfermos.

Me viene a la memoria algo que leí no hace mucho, al respecto de la hija de un hombre afectado por la enfermedad, cuando le comentaba a un amigo que iba todos los días a ver a su padre internado en una residencia aquejado gravemente de esta patología y este le pregunto:

-Pero ¿Te reconoce?, ¿Sabe quién eres?

Ella le respondió:

-Hace tiempo que no sabe quién soy yo.-

-¿Por qué le visitas entonces?

-Porque yo, sí que sé muy bien quién es él.

Actuación digna de reflexión y llena de esperanza.

Termino con una anécdota personal: En una oportunidad le comenté a buen amigo medico en esta especialidad, que con cierta frecuencia olvidaba donde había dejado las llaves del coche, él en tono amable me dijo: Eso nos pasa a todos, comenzaré a preocuparme el día en que me muestres unas llaves y me digas ¿Para qué sirve esto?