Me gustan los plátanos – “La Columna”

6 noviembre 2017 por Francisco Ponce en La columna, Todos los artículos

La Columna en revista

CompartirSu nombre botánico es “Musa Sapientum” o fruta de los sabios, porque según se cuenta, los sabios de la India descansaban a la sombra y comían su fruto

Empecemos por una curiosidad, ¿saben por qué los plátanos tienen aspecto curvo? Si se han fijado los plátanos crecen con la punta hacía arriba por lo que tienen que luchar contra el efecto de la gravedad, conforme crecen y cogen peso, tienden a curvarse.

Los plátanos son una de las frutas más consumidas en todo el mundo, probablemente sea por su alto valor nutritivo.

El almidón tiene mucha presencia en el plátano. Cuando coge maduración este se transforma en azúcar, de hecho cuando un plátano está verde puede poseer veinticinco veces más de almidón que de azúcar, siendo la relación totalmente inversa cuando ha madurado.

Otro factor determinante del plátano es su alto contenido en Potasio. Este componente ayuda a contrarrestar el efecto del sodio, por cuanto nos ayuda a eliminar los efectos nocivos del mismo. También el plátano es rico en vitaminas A, C y K. Componentes en menor proporción están presentes el Cinc, Calcio, Magnesio, Selenio, Hierro…, y el factor grasa es mínimo. Contiene glúcidos complejos que dan energía de larga duración mientras la vitamina B6 interviene en la síntesis de la dopamina, un neurotransmisor que influye en la memoria y el buen humor.

Plátanos de Canarias

Una curiosidad más, es conveniente al solo efecto de <<aspecto externo>>, no poner los plátanos en la nevera porque al poco se pondrán negros, el plátano, aunque este negro, se podrá comer perfectamente.

La razón reside en que se trata de frutas tropicales que se producen en lugares con muchas horas luz solar y temperaturas cálidas. Al meterlos en la nevera lo que estamos haciendo es privarles de luz y aportarles frío, lo que produce una reacción de ruptura en las membranas de las células de la piel, aflorando una enzima llamada ‘polifenoloxidasa’, que reacciona formando unas sustancias de color negruzco.