Las aventuras de Don Frasquito y su criado Rufo – El Ventanuco

12 junio 2018 por Francisco Ponce en El Ventanuco, Eventos culturales, Todos los artículos

El Ventanuco (Prensa)

Acuarela de Francisco Ponce

Una novela diferente, que desplaza la tendencia actual  de lo “oscuro”, para poner  luz y arrebatar sonrisas

Nos encontramos ante un buen libro editado por la “Editorial Granada Club Selección – Granada Costa” bien maquetado, cuidando el detalle y con el tamaño de uso actual 17 x 24, escrito por María E. Bonet, (Marielo) para los amigos.

Estamos ante una autora con gran capacidad de manejar personajes humanos y animales que toman vida activa en estas aventuras caballerescas, que adereza con los ingredientes más positivos para conseguir la << narración perfecta >>, dentro de su ambientación y época.

Mucha asistencia de invitados

La presentación tuvo lugar el salón de la Casa Castilla – La Mancha en Valencia, donde está vinculado el “Grupo Literario y Cultural A-rimando”, para la celebración de sus tertulias semanales y actos extraordinarios, en esta oportunidad ponía en valor a una de sus socias que en tres años ha conseguido ganarse la estima y el cariño de todo el  grupo, así como escalar cotas literarias de alto nivel.

Formaban la mesa junto a la autora: Carmen Carrasco, (escritora y poeta) Francisco Ponce (escritor y columnista de prensa) y Antonio Baños (poeta y escritor).

Mesa de autor y presentadores

Abrió el acto Francisco quien tras saludar al mucho público, quiso agradecer la gran asistencia, presentó al resto de componentes de la presidencia y aclaró:

<< Los tres hablaremos de la obra y la autora, pues siendo probada la simbiosis que el relato literario y el sello de Marielo comportan, es prácticamente imposible desmembrarlas >>

Tras extenderse en otra consideración terminó con la felicitación y una loa hacia la autora, que fue acogida con emocionado gesto por la misma y una cerrada ovación por los asistentes.

Marielo Bonet firmando el libro

Antonio Baños tomó el curso de la oratoria y remarcó los valores del libro en forma de una poesía que dedicó a Marielo, barajando pasajes del libro, novedosos sonetos entrecruzados con los personajes del mismo y “toques” hacia su autora, que ciertamente predisponen a todos los presentes ante la necesidad de obtener un ejemplar de la obra y profundizar en la intriga de la trama.

Correspondió el tuno de la palabra a Carmen Carrasco, quien entró a valorar en profundidad el texto y personajes, para concluir poniendo su acento en:

<< Un libro inteligente, con una prosa en muchos apartados rimada, que agudiza la sonrisa cuando no la carcajada del lector>>

Marielo intervino para explicar las motivaciones del nacimiento del libro y confesó:

<<Escribiendo los pasajes de este libro me he sentido libre y divertido mucho, ahora espero y deseo que ustedes lo disfruten como yo>>.

Momentos de lectura

Se abrió un turno de participación a pie de micrófono hacia los tertulianos del grupo A-rimando y personas de otras asociaciones que nos acompañaban, que fue ampliamente aprovechado con parabienes hacia la autora junto a la lectura de unos párrafos del libro o aportaciones propias, todas con una declamación exquisita.

Los decibelios de las emociones fueron aumentando lo que se manifestaba en la mirada, algo <<acuosa>> de la autora, quien tomó la palabra para cerrar el acto repartiendo agradecimientos hacia todos los asistentes, familiares, compañeros de tertulias y organizadores, porque nuestra autora, como diría el admirado locutor ya desaparecido, Alberto Oliveras, en noches pretéritas: “Es Formidable”.

Primorosas cajitas de Marielo

Marielo avezada en diferentes artes, como las manualidades, tuvo el detalle de obsequiar a los componentes de la mesa con una “cestilla personalizada” de su creación, su nivel de agradecimiento es enorme.

Apoteosis final

Permítanme terminar con el párrafo final del prólogo que figura en el libro, y que he tenido el honor de escribir:

<< Querido lector dispóngase en acomodo para disfrutar esta novela, que bien se lo ha de pasar… ¡Ah! no la cuente… solo recomiéndela para cazadores de sonrisas>>.

Fotografías de: Ángeles De Lamo Corredor