Una realidad hecha canción – La columna

10 noviembre 2018 por Francisco Ponce en La columna, Todos los artículos

La Columna - Prensa

Vino tinto con sifónEl “vino tinto con sifón” fue una bebida que se popularizó, pasando a formar parte de la cultura popular española y llegó a todas las clases sociales

Se canturreaba por doquier tomándolo de los sainetes y también de operetas o comedia musical de los años cincuenta del pasado siglo.

Suena en mis oídos y si al lector, NO le sucede –alégrese es usted muy joven – una canción que cantaba Lilian de Celis, Libertad Lamarque, Marujita Díaz, allá por aquella época y bastantes años después, cuyo estribillo repetía… “Vino tinto con sifón”.

Sifón

Las botellas de vidrio figuraban con la procedencia y marca del fabricante, como veremos, tienen en este caso un teléfono de tres cifras, y son ahora objeto de colección

Recuerdo haber leído en una vetusta revista de aquellos tiempos que conservo con pasión, la historia de uno de esos ‘sifoneros’ concretamente de Madrid, que se atrevió a hacer la competencia a la mismísima coca-cola, lanzando hace 60 años un refresco de cola, con éxito y por el que al parecer el gigante americano le proporcionó un pastón para que desapareciera.

Actualmente hemos derivado al “tinto de verano”, que se suele mezclar con gaseosa y que durante un largo periodo, gracias al acertado eslogan que proyectó el genial creativo publicitario José Luis Zamorano, <<si no hay casera, nos vamos>>, fue el fiel compañero del vino peleón.

El “Calimocho” ya es de nuestros días y consiste en mezclar vino con cola. Por último sacaremos a colación, como refrescante y popular bebida de infausto calificativo, la ‘sangría’, que además es una de las primeras palabras que aprenden los turistas al visitar nuestro amado país, junto con la siesta… a lo mejor porqué si se atiborran de lo primero, precisan lo segundo.