Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia – Don Juan Tenorio 2010

14 noviembre 2010 por Francisco Ponce en Eventos culturales, Todos los artículos

El Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia, realizando un alarde de imaginación y defensa de nuestro reconocido “Don Juan Tenorio”, pone en escena la inmortal comedia de Zorrilla, utilizando un cuajado elenco de artistas profesionales-amateur, que no solo dieron esplendor a la obra – que también – sino que hicieron pasar al numeroso público que se concentró en el recinto: Calle de la Reina, 68 del Grao-Valencia. “Ateneo Marítimo”, una velada inolvidable.

La sesión comenzó con una defensa hacia la obra y fecha de representación, para intentar mantener una tradición tan española, que actualmente de forma desmayada,  se está deteriorando en favor de otro evento, de cierta modernidad mal entendida y que, indolentes, aceptamos se nos imponga desde fuera de nuestras fronteras.

“Don Juan Tenorio”

El argumento parte de la leyenda de Don Juan, personaje que representa la provocación y la perversidad, pero el protagonista no tiene ese carácter de enfrentamiento entre el ser humano y Dios, sino que representa un pecador libertino y fanfarrón al que el amor puede salvar consiguiendo que en el último momento haga un acto de contrición, se arrepienta de sus pecados y alcance la vida eterna.

(Escenas)

(Escenas)

En la obra se encuentran diversos efectos apócrifos y sobrenaturales que exaltan la imaginación de los espectadores. Don Juan Tenorio es un típico drama histórico al uso de la época, tal y como lo instituyó el Romanticismo Español. Esta dividido en dos partes de cuatro y tres actos, respectivamente, y en la versificación utiliza principalmente redondillas, quintillas y décimas.

(El Tenorio)

(El Tenorio)

En el drama se mezclan la imaginación y las creencias religiosas. Hay una clara diferenciación entre los dos primeros actos y el último. Zorrilla va escalonando escenas que muestran el perfil irrespetuoso y execrable del personaje, suceden homicidios, crímenes, seducciones, jactancias de la vida, injurias al Comendador y a su propio padre, rapto de una novicia, muerte del Comendador, para volver en la segunda parte a otra historia, pasados unos años, en que su falta de arrepentimiento le lleva a injuriar a los muertos y a organizar el convite ante la estatua del Comendador.

(Tenorio)

(Tenorio)

¡Cuál gritan esos malditos!

¡Pero mal rayo me parta

si, en concluyendo la carta,

no pagan caros sus gritos!

(Don Juan y Dña Ines)

(Don Juan y Dña Ines)

¡Ah! ¿No es verdad, ángel de amor,

que en esta apartada orilla

más pura la luna brilla

y se respira mejor?

Esta aura que vaga, llena

de los sencillos olores

de las campesinas flores

que brota esa orilla amena:

esa agua limpia y serena

que atraviesa sin temor

la barca del pescador

que espera cantando el día,

¿ no es cierto, paloma mía,

que estás respirando amor?

(Don Juan)

(Don Juan)

Llamé al cielo, y no me oyó,

y pues sus puertas me cierra,

de mis pasos en la tierra

responda el cielo, no yo.

Poco a poco se desgrana y consume una obra emblemática que los actores de la asociación: Ateneo  Blasco Ibáñez , con ilusión y acierto trasmiten y encantan a los asistentes.

(Cuadro artístico)

(Cuadro artístico)

D. Juan: Celestino Álvarez-Cienfuegos. Ciutti: Fernando Hidalgo. Bittarelli: Ramón Folgado. D. Gonzalo: Juan José Mompó. D. Diego: Juan José Carrera. Avellaneda: Amparo Mejía. Capitán Centellas: Manuel Vélez. D. Luís: Mariano Peña. Dña. Ana: María Dolores Hernández. Brígida: Rosa Puchal. Licía: Amparo Mejia. Madre abadesa: Carmen Carrasco. Dña. Inés: Isabel Oliver. Hermana tornera: Amparo Cerradelo. Escultor: Juan Montesinos.

Un reparto acertado,  bien resuelto en su puesta en escena por todos los protagonistas que realizaron un “Tenorio” lleno de acierto, con generosa exégesis, consiguiendo cerrar el espectáculo con el público puesto en pie, y recibiendo una gran ovación.

La dirección estuvo a cargo de: Celestino Álvarez-Cienfuegos e Isabel Oliver, a quienes animamos para que sigan en próximos años regalándonos –junto al resto de participantes – nuestro inmortal D. Juan Tenorio.