Marichu se encuentra con la Valencia antigua

21 mayo 2008 por Francisco Ponce en Noticias, Todos los artículos, Valencia - España, ¡Cosa fina! Magazine

Valencia es la tercera capital de España, en la actualidad cuenta con una fuerte eclosión en la construcción de grandes complejos urbanísticos, culturales, deportivos y lúdicos, muchos de ellos producto de la fértil imaginación del arquitecto, Santiago Calatrava valenciano de nacimiento, con obra y reconocimiento internacional.

Ciudad de las ciencias

La Valencia moderna es hoy un lugar de máxima atracción turística.

Construcion moderna

A pesar de ello los valencianos amamos la Valencia antigua, la de calles con sabor, edificios emblemáticos y lugares que evocan recuerdos de un pasado glorioso y un presente con encanto.

Calle antigua

Quisimos que Marichu conociera esta Valencia en contrapunto con la magnificencia y espectacularidad de la parte más vanguardista.

Calle antigua

Recorrimos las zonas de las Torres de ‘Serrans’ y Torres de ‘Quart’: La primera mención que se hace de la muralla de Valencia es la del geógrafo Al-Razi quien en el siglo X, describe la ciudad como un recinto amurallado con cuatro puertas.

Según cuenta el cronista Al-Udri, muerto en 1085, gobernando Abdelaziz, nieto de Almanzor, se construyeron las nuevas murallas para la defensa de la ciudad. A juzgar por sus comentarios, debió de ser una muralla paradigmática de la arquitectura e ingeniera militar musulmana dentro de Al-Andalus “… no se conoce en Al-Andalus ciudad de muros más perfectos y más hermosos.”

Torres de Serrano

En 1356, durante el reinado de ‘Pere el Cerimoniós’, el recinto amurallado cristiano, fué construido por orden del Consejo General de la Ciudad, con el propósito de abarcar los nuevos arrabales y barrios formados fuera del antiguo recinto. Las anteriores murallas  no fueron destruidas,  sino que se convirtió en un segundo anillo defensivo.

Torres de Quart

De las  murallas cristianas, hoy sólo se conservan dos de las puertas de acceso a la ciudad: las Torres de ‘Serrans’ y las Torres de ‘Quart’.

El coso taurino de la calle de ‘Xativa’ fue construido en el año 1850, el Gobernador Civil de Valencia Melchor Ordóñez en colaboración con la Junta del Hospital encargó el proyecto de la Plaza de Toros de Valencia al arquitecto Sebastián Monleón.

Plaza de toros

Basada en el teatro romano de Flavio Marcelo, su estilo arquitectónico es dórico sencillo y su estructura forma un polígono de 48 lados con un ruedo de 52 metros de diámetro.

Los primeros festejos celebrados en la plaza se produjeron los días 3, 4 y 5 de agosto de 1851 en los que José Redondo “Chiclanero” estoqueó en solitario toros de las ganaderías de Duque de Veragua, de Marqués de Casa Gaviria y de Duque de Osuna. La inauguración oficial se realizó durante los días 20, 21 y 22 de junio de 1859, en las que actuó como único espada Francisco Arjona “Cúchares”, lidiando reses de las ganaderías de Viuda de Zalduendo y de Nazario Carriquiri.

Patio de los naranjos de la Lonja. En ella se recogió el Consulado del Mar, institución de derecho marítimo, y la ‘Taula de Cambis’. Se trata de un edificio que marcó la primacía valenciana entre las ciudades españolas ribereñas del mediterráneo, con una inusitada actividad comercial.

Patio de naranjos de la Lonja

Es particularmente atractiva la sala principal con sus columnas helicoidales y su magnífica bóveda. Al igual que el ala izquierda donde se encuentra el Salón del Consulado del Mar, con magnífico artesonado.

La Lonja

Calle típica, al fondo la torre de Santa Catalina, que forma parte de una iglesia de tres naves que permanece casi escondida por los edificios que la rodean, esta perspectiva no es la más conocida pero acredita el mencionado criterio. En el interior sorprende un gótico de gran pureza.

Torre de Santa Catalina

La Catedral esta ubicada donde, según los historiadores, se dijo la primera misa inmediatamente después de ser conquistada la ciudad por Jaime I en el siglo XIII.

La puerta sur, la principal, es barroca y por ella se accede a la catedral de estilo gótico. A la derecha de la entrada se halla la capilla del Santo Cáliz, de notable interés, es una antigua sala capitular, con una interesante bóveda de crucería y un delicado retablo. Allí se muestra el que –según la tradición- es el Cáliz de la Última Cena. En la nave sorprende al viajero la claridad que entra por el cimborrio, octogonal, una obra notable gótica, de indudable belleza.

Puerta del Tribunal de las Aguas

Por la izquierda del crucero se encuentra la puerta de los Apóstoles, igualmente gótica y está recientemente restaurada. Es famosa porque tradicionalmente se reúne allí cada jueves el Tribunal de las Aguas. El museo catedralicio posee obras de interés, en especial pinturas de Juan de Juanes y Goya.

El Miguelete

El campanario de la catedral es el famoso ‘Micalet’, torre emblemática del siglo XIV, con planta octogonal y unos 50 metros de altura, a cuya cima se accede tras superar 207 escalones.

Virgen de los Desamparados de Valencia

La basílica de la Virgen de los Desamparados patrona de Valencia, en su interior tiene forma elíptica y el la bóveda principal se conserva un fresco de Antonio Palomino.

Calles y plazas antiguas como: ‘Caballers’, ‘De la corona’, ‘Plaza del negrito‘, tienen un colorido especial, al igual que la calle ‘Cadirers’ donde se encuentra el ‘Circulo de bellas artes’ y que junto al busto del gran maestro valenciano de la pintura Joaquín Sorolla posó esta gran escritora, para que pintura y literatura una vez más, caminen por la misma senda del arte y la cultura.

Marichu y Sorolla

Luego de comer buscamos un sitio recoleto y tradicional (El siglo) donde nos sirvieron un delicioso ‘blanco y negro’ de elaboración artesana y cuyos componentes son ‘leche merengada’ y ‘café granizado’, gustó tanto a nuestros amigos, que se hizo norma de obligado cumplimiento en los días que estuvieron con nosotros.

Cafe el Siglo

El antiguo mercado de Colon, se encuentra en el centro de Valencia, hoy en día una de las zonas más exclusivas de la ciudad.

Torre del Mercado de Colon

De estilo modernista, se construyó entre 1914 y 1916. Fue Francisco Mora Berenguer, quién lo concibió alargado y le dio un aire renovado para este tipo de edificación al hacerlo diáfano. La estructura metálica le aporta fortaleza, la piedra solemnidad y el mosaico hermosura en la reproducción de escenas valencianas de primeros del siglo pasado.

Mercado de Colon

Se restauró y acondicionó en el año 2003 convirtiéndolo, en un original centro comercial, con tiendas y restaurantes en su interior, que lo hace, más si cabe, un lugar emblemático de la ciudad.